Lo relacional en las colaboraciones

MEETCOMMONS_RELACIONAL_web
Con la intención de equiparar la importancia de las tareas relacionales con las tareas productivas dentro de los procesos colaborativos hacemos este post en el marco del encuentro Meetcommons 2013, azala, Araba.

Algunos aspectos a tener en cuenta de lo relacional grupal

  • Verificar hasta qué punto nos necesitamos en el proyecto común.
    Saber decir de manera modulada “Aunque te quiero mucho, en este proceso tu aportación no es necesaria”.
  • Tener cuidado con confundir la libertad individual o el respeto con una manera libre de colaborar. En realidad podemos no estar colaborando o directamente estar ninguneándonos.
  • Las inercias individuales tienen sus bondades y sus puntos negros. Como ejemplo de inercias individuales tendríamos: los protocolos de organización personal, el pensar que necesitas tu mesa propia para trabajar bien, documentar de manera individual… A veces estos automatismos te permiten hacer acciones de manera más sostenible en el tiempo, sin tener que repensar cada movimiento cada vez que lo ejecutas, y te dan seguridad y comodidad. Sin embargo, la resistencia a superarlas puede responder más a miedos que a amenazas reales.
  • Darse cuenta que hacer una tarea grupal cuando a una le apetece, no significa que vayan a quedar cubiertas las necesidades del grupo.
  • Negociar puede ser frustrante pero recuerda que también puede abrirte nuevas posibilidades.
  • Tener en cuenta el potencial de lo físico como elemento constructor de lo común. Lo físico incluye: el cuidado del espacio que nos rodea (habitat), el espacio intercorporal que nos vincula (roce de los cuerpos) y el clima que construimos (hábitos). Saber que lo corporal es causa y consecuencia de un determinado clima grupal.
  • Cuidado con la relación paternalista en la que se otorga un espacio a lo relacional por pura condescendencia en vez de por un convencimiento real, consciente e integrado.
  • Explicitar los miedos, conflictos y necesidades de manera modulada, teniendo en cuenta el cómo, cuándo, para qué y para quién o quiénes es necesario realmente. Saber capaz de enunciar y ser receptora de planteamientos conflictivos.
  • Procurar que las tareas sean diseñadas de una manera sexy.

Lista de tareas relacionales en los procesos colaborativos

Este listado de tareas debe leerse a modo de manual de buenas prácticas relacionales en los procesos colaborativos. Son tareas que hay que cubrir no de manera estática sino preferiblemente de un modo rotativo. Puede ser que no sepas cómo hacerlo. Si es así pide ayuda o déjate aconsejar. Lo importante es tener una actitud proactiva, generosa y de agradecimiento activo.

Cargos relacionales en los procesos colaborativos

La Maestra de ceremonias
– Presenta la situación, el contexto o evento.
– Se encarga de abrir y de cerrar sesiones, procesos, etc.

La Abrazanta
– Recibe, presenta y traduce los códigos propios del contexto a las personas nuevas.

The Energizer
– Se encarga de aportar energía al grupo mediante su actitud, juegos y humor.
– Atiende a la medida justa entre las pasiones alegres y pasiones tristes en cada ocasión.

Tic-tac
– Se encarga de llevar los tiempos y ritmos del grupo atendiendo a los objetivos y las necesidades de las personas.
– Hace que se respeten los momentos de descanso.

El Ecualizador
– Vela por que se distribuyan de manera equilibrada las cargas de trabajo.

El Cazafantasmas
– Favorece que se expliciten miedos.

El Genio de la lámpara
– Posibilita que los deseos puedan canalizarse.

El Liguero
– Capta resistencias y media en conflictos.

El Periscopio
– Observa y capta los emergentes del grupo (fricciones, malestares, momentos energéticos, bloqueos, pérdidas de atención…) para hacer una devolución sobre ellos.

El Caleidoscopio
– Vela por que las formas diferentes de ser, de hacer y de expresarse sean tenidas en cuenta y encuentren su espacio dentro de la situación.

El (H)amorante
– Se ocupa de que haya un espacio-tiempo específico para los afectos y cuidados.

La Cigüeña
– Toma la responsabilidad de que el espacio y el clima común sea confortable.

Cómo implementar estos cargos y garantizar colectivamente que se cumplen de manera divertida y sexy

  1. Escribe los cargos con las tareas que implican en tarjetas diferentes y repártelos entre todo el grupo de manera azarosa.
  2. Cada persona desempeña su cargo sin decir a los demás el cargo que le ha tocado.
  3. Al final de cada día se intenta descubrir entre todas las personas qué cargo ha llevado a cabo cada persona.
  4. Al día siguiente se vuelve a hacer un reparto de cargos.

6 opiniones en “Lo relacional en las colaboraciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *