El “implicómetro”: ¿desarrollamos un ecualizador para la colaboración?

Gráfico sinfónico de implicación de distintos agentes en un proyecto, pensado para el Vivero de Autogestión de Alicante

Hago este post para contar en abierto una nueva línea de trabajo que ha surgido últimamente dentro de #meetcommons, y que tiene que ver tanto con los “cuidados” del proceso y del equipo humano como con la gestión de proyectos más fríamente entendida.

A raíz de un comentario de Marina en el hilo “Atendiendo los cuidados del proceso” salió un interesante debate sobre la necesidad de visibilizar la implicación de los participantes en un proceso.

A muchos nos ha pasado: especialmente en proyectos de colaboración a distancia o en aquellos en los que los participantes no están en contacto directo a todas horas, se producen “silencios”, desapariciones o invisibilidades que hacen difícil saber qué grado de implicación y compromiso con el proyecto está manteniendo cada uno. Por ejemplo, que alguien no dé señales de vida en una lista de correo puede tener muchos motivos detrás: que esa persona está desconectada del proyecto y pasa de todo, que está temporalmente ausente por alguna razón pero volverá con energías renovadas, que está conectada y al tanto pero sólo escuchando, o que está trabajando a tope en el tema y apenas saca tiempo para dar señales de vida. Estos “silencios” debilitan el pulso de un proyecto, dificultan medir las fuerzas del grupo para gestionar tareas y expectativas, e incluso provocan malentendidos.

¿Cómo solucionarlo? Varios de nosotros ya hemos intentado, en proyectos anteriores, idear y usar herramientas para que las personas puedan, durante el proceso de trabajo, visualizar el compromiso, la implicación, la dedicación, el “estado” de cada uno con el proyecto común en cada momento.

Gráfico sinfónico de implicación de distintos agentes en un proyecto, pensado para el Vivero de Autogestión de Alicante
Gráfico sinfónico de implicación de distintos agentes en un proyecto, pensado para el Vivero de Autogestión de Alicante

Visualizar esos estados facilita la organización, permitiendo que el liderazgo fluya, que se ajuste el proyecto a la disponibilidad de sus participantes o incluso que se reconozcan roles más silenciosos pero igualmente importantes. Mantiene vivo y realista un proyecto gracias a esa “conciencia de grupo”, ese saber “cómo estamos”.

Así que la idea es buscar, definir y eventualmente crear una especie de ecualizador, indicador o termómetro de implicación, compromiso o intensidad. Una visualización, una app, una web, un artilugio mecánico o lo que sea, que nos permita a todos saber cómo está cada uno en relación con un proyecto… o cómo está uno mismo en relación con varios proyectos.

Lego Calendar, entre lo digital y lo físico
Lego Calendar, entre lo digital y lo físico

Tras comentarlo en la última reunión, el tema ha quedado constituido como una línea de trabajo alrededor de #meetcommons. De momento nos hemos apuntado a desarrollarlo Marina @Marina_in_Bilbo, Alfonso @skotperez, Marimar @MarimarRoman, Adolfo @AdolfoChauton y yo @eldelacajita.

De momento la idea es ir trabajando a un ritmo tranquilo, con el tiempo y energía que podamos arañar de nuestras ocupadas agendas (¿parado? ¿quién?). Sin prisa, tirados más por motivación y ganas que por sentido del deber, pero con un objetivo claro. Estamos muy ilusionados de abordar algo concreto y práctico, y a la vez con tantas reflexiones detrás, tantas posibles salidas y maneras de resolverlo.

Una posible visualización, bastante inmediata pero ilustrativa
Una posible visualización, bastante inmediata pero ilustrativa

Para entender mejor la propuesta, os invitamos a revisar los siguientes documentos:

Quedáis informados e invitados a uniros a nosotros para buscar referencias, imaginar visualizaciones, cortar tablas de madera, debatir parámetros e interacciones, hackear hardware de los 90 y enchufar Arduinos… y ese tipo de cosas que nos pueden a hacer falta para esto.